También se podía titular “hunde tu negocio en tan solo 2 meses”, pero como igual vale para lo otro, seamos positivos.

Se trata de un ejemplo de cómo una atención telefónica condiciona y de qué manera una transacción comercial. Por diferentes motivos, tenía la necesidad de enviar un par de juguetes a Sevilla, así que una vez comprados, busque una caja de cartón en la que pudieran ir los dos juntos, los envolví y protegí con papel burbuja, puse una etiqueta adhesiva en el exterior con los datos del destinatario y llamé por teléfono a una empresa de paquetería de mi zona:

Yo: -Buenos días. Quería por favor que pasaran a recoger un paquete en mi domicilio para Sevilla.

Recepcionista empresa mensajería:Dígame sus datos de cliente por favor.

-No soy cliente. Pagaré yo el envío pero necesito que pasen a recogerlo para no tener que desplazarme hasta sus instalaciones.

 –Pues tengo que abrirle la ficha de cliente. Tiene que darme todos sus datos para la factura.

-¿No puede hacerlo cuando reciba el paquete y los vea en la etiqueta pegada en el exterior?

 –No señor, tengo que hacerlo antes.

-Se los doy. -Llevamos ya 5 minutos al teléfono-

 –Dígame cuánto pesa la caja y sus medidas.

-Aproximadamente 5 kgs. y unos 40×70 cms.

 –Para calcularle el precio necesito saberlo exacto. También la altura.

-Vaya, pues espere que lo miro. –Cuando vuelvo a indicarle los datos ya rozamos los 10 minutos-

 –Dígame por favor los datos del destinatario, y un horario de entrega.

-Perdone, pero todo eso está en la etiqueta…-la paciencia empieza a agotarse-. Le digo los que conozco de memoria, para ir acabando.

 –Necesito un numero de móvil del destinatario porque…

-Déjelo estar señorita, le llevaré el paquete yo mismo. Y colgué.

 

Después de buscar otro número de teléfono, esta vez de una empresa de paquetería más lejana a mi domicilio, volví a probar suerte:

-Buenos dias. Quería por favor que pasaran a recoger un paquete en mi domicilio para Sevilla.

 –Buenos dias. ¿Es ud. cliente nuestro?

-No soy cliente. Pagaré yo el envío pero necesito que pasen a recogerlo para no tener que desplazarme hasta sus instalaciones.

 –Sin problema. Dígame su dirección y un horario de recogida. Uno de nuestros transportistas pasará a recogerlo. Deje sus datos y los de entrega visibles en el paquete, en la parte exterior. Una vez en nuestras instalaciones, nos pondremos en contacto con ud. para confirmarle el precio y la forma de pago. ¿Le viene bien que se lo carguemos a una tarjeta de crédito?

-Me viene estupendamente. Muchas gracias, estos son mis datos…

No llegó a los 2 minutos, y habían ganado un envío, un cliente nuevo y una excelente recomendación mía cuando alguien me pregunte si conozco una mensajería de confianza para enviar algo.

Muchas empresas, no solo de este tipo, se centran en el trato y gestión de sus clientes habituales, descuidando la captación y el atraer a nuevos pedidos que les permita crecer y desarrollar nuevas áreas. La actitud de la persona que atiende a los clientes (recepcionista, dependiente, vendedor, conserje…) siempre tiene que ser de predisposición a facilitar la compra. Siempre. Porque si ponemos trabas, la competencia está esperando con la alfombra roja puesta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s