Mejorando día a día en el arte de vender

Siempre se esta vendiendo. Siempre. Consciente o inconscientemente estamos vendiendo nuestras ideas, nuestros productos, nuestras creencias… Y vender es un arte, como muchos otros más valorados. De la misma forma que todo el mundo no vale para pintar o para componer música sin una formación, el buen vendedor debe formarse y aprender constantemente, más en un mundo que cambia de gustos como de estaciones.